Las diferencias existentes entre el sistema pull y push

Existen diferentes sistemas de producción en base a lo que la empresa necesita y la demanda de productos que ésta tenga. Dentro de esta variedad, el sistema pull y push son unos de los más conocidos.

El sistema pull hace referencia a un sistema que se ajusta en todo momento a la demanda. Esto quiere decir que no se produce nada hasta que no hay una demanda real del producto. En el momento que la demanda empieza a estar presente, la producción se hará efectiva. Esto es muy común encontrarlo en productos que son bajo demanda o totalmente personalizados.

Por otra parte, el sistema push engloba a todos aquellos productos de los que se sabe que ya hay demanda suficiente, productos genéricos que se sabe que sí o sí van a salir del almacén. También se puede dar en el caso de productos cuyo proceso de fabricación es largo y complejo, por lo que se precisa de una fabricación anterior para poder atender la demanda.

 

TEXT - TOFU - Gestión proyectos logísticos

 

Como se puede ver, en el primero es el mercado el que manda sobre la producción y, en el segundo caso, la producción domina sobre el mercado. Esta tendencia marca el ritmo de producción y, sobre todo, los inventarios.

 

El inventario en el sistema pull y push

Uno de los grandes hándicaps a los que se enfrentan desde el almacén es la gestión de inventarios. Conocer qué cantidad de inventario se debe tener y ordenarlo correctamente son tareas que marcan la línea que la empresa va a seguir. Siguiendo con los dos sistemas que se han estado comentando, hay que tener en cuenta que ambos son muy diferentes, por lo que esto afecta a la  forma de gestionar los inventarios.

En los sistemas push, el inventario se debe pronosticar, tanto qué productos comprarán los clientes como la cantidad. Esto hace que tenga que entrar en juego el sistema de predicción, un sistema que se basa en previsiones de años anteriores y en la tendencia del mercado. Éstas, a menudo, suelen ser imprevistas y no se saben con exactitud, pudiendo hacer que el inventario sea insuficiente o, por el contrario, se tenga demasiado stock.

Por su parte, en el sistema pull el inventario se mantiene, por regla general, bajo mínimos. No se suele almacenar muchos productos o materia prima ya que, como se ha comentando, se fabrica casi bajo demanda.

Frente a esta dicotomía, son muchas las empresas que están apostando por implementar sistemas push-pull, como es el caso de la empresa Dell. En este caso en concreto, las materias primas se pre-encargan con anterioridad y se almacenan, mientras que, el montaje del equipo no se realiza hasta que se recibe la orden de pedido de un cliente.

 

Sistema pull y push: ¿por cuál decantarse?

Estas dos opciones son contrapuestas por lo que lo lógico sería preguntarse por cuál se debe decantar la empresa. Como siempre, tanto el sistema push como el sistema pull tiene ventajas e inconvenientes.

Sistema push

  • Los costes de producción son más bajos ya que se puede producir a mayor escala.
  • Suelen tener un sistema de producción más rápido y flexible, adaptándose así a posibles picos en la demanda del producto.

Su mayor punto negativo es que las previsiones realizadas para comprar la demanda no sean correctas. Esto puede acarrear que se tenga una gran cantidad de stock con el coste implícito que esto lleva.

Sistema pull

  • Los costes de almacén son bajos, ya que prácticamente no se trabaja con stock.
  • No hay que hacer previsiones ni cálculos sobre qué comprar, ya que este paso se realiza cuando la demanda del producto es una realidad.

 

El problema de contar con este tipo de sistema es que, ante un crecimiento fuerte de la demanda, no se pueda conseguir llevar a cabo toda la producción, apareciendo así una rotura de stock que puede causar una pérdida económica inmediata.

 

POST - TOFU - Claves gestión proyecto logístico


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)

Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario