Las líneas de producción industrial pueblan el paisaje de las fábricas hoy día, como un elemento más que se mimetiza con el entorno. Parece imposible concebir el interior de una de cualquier industria sin su presencia. Pero las líneas de montaje no han estado siempre ahí. Su origen fue hace poco más de un siglo cuando, en 1908 Henry Ford comenzó la producción en masa de automóviles.

lineas de produccion industrial

Créditos fotográficos: istock RainerPlendl

Las novedades que introdujeron las líneas de producción industrial

Esta idea, del todo revolucionaria, se basa en el ensamblaje de piezas de componentes intercambiables, algo bastante simple pero genial, como todas las grandes ideas. Hasta la aparición de las líneas de producción industrial todo se construía a mano en pequeñas cantidades por artesanos especializados. Era rara la ocasión en que cualquier unidad se duplicaba. Pero la innovación que introdujo Ford cambió del todo el panorama productivo. Las principales novedades fueron:

  • Se redujo el número de piezas necesarias.
  • Disminuyó también el número de instaladores cualificados.
  • Aumentó la velocidad de los procesos.

El resultado de la combinación de estos factores fue la adquisición de una gran ventaja sobre la competencia.

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos la descarga, de forma gratuita de nuestra guía sobre sectores de producción

TEXT - TOFU - Sectores producción industrial

El método de trabajo que inspiran las líneas de producción industrial

La repetición es una de las claves del método de trabajo que inspiran las líneas de producción industrial, aunque son necesarios otros elementos, cuya combinación es la que produce los mejores resultados:

  • Incorporación de una persona para llevar a cabo la misma actividad una y otra vez.
  • Ubicación de este trabajador en su posiciónde montajeestacionario.
  • Preparación de las piezas, ya entregadas según sea necesario, para cada puesto de trabajo.

Las necesidades de formación y cualificación se reducen al máximo y el control necesario también, ya que sólo ha de incidir en la precisión en los tiempos de entrega de material y ensamblado. Los resultados son increíblemente mejores:

  • Minimización de los problemas de calidad: al estar cada trabajador familiarizado con su tarea y dominarla.
  • Reducción de los tiempos de trabajo individuales: que pasan de horas a minutos.
  • Optimización de recursos, materiales y temporales, a nivel global: gracias a la mayor economía de los procesos.

La implementación de un sistema de montaje de estas características, basado en líneas de producción industrial tiene, no obstante, que superar algunos desafíos, que se plantean en la práctica. Entre ellos destacan:

  • La importancia de luchar contra la desmotivación de la plantilla, que puede dar lugar a absentismo y rotación laboral.
  • La necesidad de una buena programación de los tiempos de descanso.
  • La obligación de garantizar el cumplimiento de unos mínimos en materia de seguridad y salud laborales.
  • La búsqueda del equilibrio entre la interacción humana y tecnológica.
  • La gestión de proveedores, para evitar problemas de abastecimiento.

Por último, el mayor de los retos, que es la adaptación de las líneas de producción industrial a las nuevas necesidades de los consumidores o a las fluctuaciones de la demanda. Dos circunstancias que requieren de la toma de decisiones comprometidas y, en la mayoría de los casos, de una gran inversión.

Post  relacionados:

POST - TOFU - Sectores de producción industrial [Duplicate]