Comercio con fauna y flora: ¿qué es el Certificado CITES?

Hoy en día el comercio de animales y plantas en peligro de extinción o amenazados por la sobreexplotación está estrictamente regulado por la comunidad internacional para proteger a las especies y asegurar su supervivencia. En este sentido, el Certificado CITES es un documento esencial, ya que sin él el comercio de estos ejemplares no es posible. ¿Quieres saber de qué clase de documento se trata? Te lo explicamos a continuación. 

¿Qué es el Certificado CITES y cómo regula comercio internacional de animales y plantas?

La  Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Convention on International Trade in Endangered Species of Wild Fauna and Floral), más conocido como Convenio CITES, es un tratado internacional cuyo propósito es asegurar que el comercio global de plantas y animales salvajes no amenaza su supervivencia en la naturaleza por culpa de sobreexplotación. Por ello, para poder exportar, reexportar, importar o introducir alguna de las 5.800 especies animales y 30.000 plantas amparadas por el Convenio, o cualquier producto elaborado con ellas, es necesario estar autorizado mediante un certificado CITES.

TEXT - TOFU - Indicadores mejora CdS

Así pues, el Convenio CITES establece una red mundial de controles del comercio internacional de especies amenazadas y de sus productos, exigiendo la utilización del certificado CITES oficial para autorizar su comercio. Las especies están clasificadas en tres niveles según su nivel de protección: 

  • Peligro de extinción: el comercio internacional de las especies en peligro de extinción no está permitido, salvo para fines como, por ejemplo, la investigación científica.
  • Especies que no están necesariamente amenazadas de extinción pero que podrían estarlo si no se controla su comercio: en este caso, el comercio puede autorizarse.
  • Especies incluidas a solicitud de una parte que ya reglamenta el comercio de dicha especie y necesita la cooperación de otros países para evitar su sobreexplotación. En este supuesto, solo podrá comerciar con estas especies previa presentación de los permisos o certificados apropiados.

Hoy casi todos los países del mundo forman parte de la Convención, entre ellos España, que firmó la adhesión en 1986. Cada país debe aplicar la regulación CITES con sus propios medios y modificaciones, siendo la referencia en España el reglamento 338/97 del consejo de 9 de diciembre de 1996.

El plazo de validez del certificado CITES es de seis meses desde la fecha de expedición, y debe ser solicitado y obtenido antes de la salida de la mercancía. La solicitud debe llevarse a cabo en el organismo administrativo que corresponda en cada país; en el caso de España, este organismo es la Secretaría de Estado de Comercio. En cuando a la documentación, dependerá del tipo de animal del que estemos hablando: por ejemplo, si se trata de especímenes vivos y criados en cautividad, los documentos deben acreditar que la cría ha sido controlada; en cambio, se trata de ejemplares silvestres, es necesario que los documentos prueben que su obtención ha sido legal. 

Como puedes comprobar, el Certificado CITES está diseñado para proteger la biodiversidad de nuestro planeta, por lo que es de suma importancia respetarlo, cumplirlo y hacerlo cumplir. 

POST - TOFU - Indicadores mejora CdS


Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario