¿Qué es el riesgo inherente?

La palabra “riesgo” hace referencia a la combinación de la probabilidad que tenga lugar un evento de negativas consecuencias en distinto grado. La vulnerabilidad es una de las variables que entra dentro de la combinación para que se den más probabilidades de riesgo, entre otras. En concreto el riesgo inherente hace referencia al que puede existir de manera intrínseca en cada actividad y que no puede ser eliminado, como por ejemplo, en el sector del transporte existe la probabilidad de que a causa de distintos factores se produzcan choques o colisiones.

El riesgo inherente se puede determinar en un cálculo que proviene de una evaluación de un riesgo de tratado, que a su vez se encuadra dentro de un marco de calificación de riesgos propio de su organización.

 

¿Cómo se identifica un riesgo inherente y los factores que pueden intervenir? 

Dentro de las condiciones que pueden existir en el riesgo inherente pueden distinguirse entre las que van unidas a factores ajenos a la empresa y que son poco predecibles y por otra parte las que provienen de dentro.

 

TEXT - TOFU - Business Intelligence

 

En cualquiera de los casos, es recomendable documentarse e identificar los riesgos que pueden afectar al funcionamiento de la empresa. Normalmente se pueden clasificar en estos seis ámbitos:

  • Factores externos.
  • Políticas y normas.
  • Estrategias, metas y métodos de trabajo.
  • Área financiera. 
  • Control interno.
  • Características de la entidad.
  • Normativa y regulaciones. 

Conociendo estas áreas es posible anticiparse dentro de lo posible al riesgo inherente de cada actividad. Existen distintos métodos para identificar estos riesgos, de los cuales destacamos tres:

  • Contar con la máxima información actualizada sobre la empresa y su control interno: se trata de la cultura empresarial, sus valores y objetivos, operaciones, plantilla, etc. Los seis puntos anteriores se plantean para poder encontrar las principales fuentes de riesgo inherente. 
  • Diseñar sistemas de evaluación e identificación del riesgo: en esta parte se analizarán en profundidad las fuentes de riesgo. Con la información sobre las características de la propia empresa es posible comenzar a diseñar procedimientos de valoración de riesgo inherente. Es importante tener en cuenta cómo se clasifican los riesgos desde la dirección de la misma compañía. 
  • Relacionar los riesgos que hemos identificado con áreas y procesos de la empresa: de esta manera tendremos un mapa más visual de dónde puede proceder el riesgo inherente y las maneras de evitarlo. 

 

Clasificación de riesgos inherentes 

Una vez hemos conseguido identificar las áreas y asociarlas a cada riesgo inherente, es posible hacer una clasificación más específica acerca del tipo de riesgo en relación con la actividad. Algunos ejemplos de esta clasificación pueden ser:

  • De carácter ergonómico: tiene que ver con la higiene, movimiento de pesos o movimientos repetitivos, entre otros. 
  • Biológico o químico.
  • Físico o mecánico: se da cuando se trabaja en lugares especialmente inseguros. 
  • Relacionados con la seguridad vial.
  • Trabajo con pantallas: especialmente perjudicial para la vista. 
  • Riesgo de trabajo por turnos y en horario nocturno. 
  • De carácter ambiental: relacionado con el clima o los espacios naturales. 
  • Riesgos psicológicos.

 

En todas las empresas puede aparecer el riesgo inherente dentro de su funcionamiento, por lo que siempre es importante no perderlo de vista.

 

POST - TOFU - Business intelligence


Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario