Las siglas SCM hacen referencia a Supply Chain Management, la gestión de la cadena de suministro. Esta función clave para las organizaciones se transforma, a la vez que la sociedad y la tecnología evolucionan; planteando nuevos retos a sus responsables. Aumento de los costes asociados a la fuerza de trabajo y escasez de talento son algunas de las tendencias que marcan un nuevo rumbo de SCM en la recta final hacia el 2020.

 

TEXT - TOFU - Profesionales más buscados

 

¿Estás preparado para estos desafíos?

 

SCM y el aumento en los salarios mínimos

El 2017 iniciaba con un aumento del 8% en el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en España. También otros países europeos, como Alemania, Hungría, República Checa y Estonia se apuntaban a la subida salarial; una tendencia que ya está mostrando sus consecuencias para el SCM al otro lado del Atlántico, en EE.UU.

Y es que, por ejemplo, un aumento de tan solo 1 euro por hora en el sueldo de un operario de almacén, multiplicado por 40 horas de trabajo semanal y por las 52 semanas que tiene el año son más de 2.000 euros anuales. ¿Cuántos trabajadores tienes en plantilla en el área de almacén? ¿De cuántos centros de distribución dispone tu supply chain? Seguramente, al final, la cifra se termina cerrando en varios cientos de miles de euros al año.

Si bien el efecto del aumento de los salarios mínimos variará entre las empresas, las industrias y el país en el que operan, es casi seguro que las instalaciones relacionadas con estrategias de comercio electrónico sufrirán el mayor impacto. Los centros de cumplimiento y otras instalaciones que procesan, gestionan y envían pedidos en línea tienden a emplear el doble de personas en promedio que los típicos almacenes y centros de distribución. De hecho, estas plataformas logísticas pueden llegar a multiplicar el volumen de su fuerza de trabajo por cuatro en determinados periodos, como pueden ser las épocas de rebajas o las navidades.

Sin embargo, este aumento parece lógico si se tiene en cuenta que la fuerza de trabajo está convirtiéndose en uno de los activos mejor valorados por las compañías, que ya son conscientes de que surgen problemas como:

  • El envejecimiento de la población en países de Occidente hace que la previsión para los próximos años sea desalentadora. En España, la población activa ha caído en cerca de 800.000 personas desde 2012 (ElConfidencial).
  • La emigración, que afecta a nuestro país desde el inicio de la crisis y que es la causante de que, cada año, salgan de nuestras fronteras un 5,6% más de personas en edad de trabajar. A día de hoy, residen fuera de España más de 2,3 millones de españoles (ElMundo).
  • La especialización de la población activa, que hace que aumente el volumen del grupo de los denominados “trabajadores del conocimiento”, en detrimento de la mano de obra menos cualificada.

 

Es necesario diseñar una estrategia que permita resolver esta situación y, en muchos casos, el plan pasa por adaptarse a las nuevas circunstancias, hacer una buena elección tecnológica e implementar soluciones como los robots de almacén que ya se están usando en los centros logísticos de Amazon en España (Xataca). La incorporación de este tipo de avances suple la necesidad de un volumen importante de operarios de almacén, aumentando la de contratar profesionales de corte más técnico, como pueden ser los desarrolladores de software, ingenieros de sistemas o ingenieros informáticos.

 

La inversión en talento y SCM

La escasez de perfiles aptos para incorporarse a las tareas de almacén se suma a la dificultad para encontrar profesionales cualificados en España (LaRazón). Los candidatos más especializados son muy escasos y, para atraerles, también es necesario invertir en ofertas que incluyan un salario competitivo (NoticiasLogisticaYTransporte).

Si bien el sueldo es un arma al servicio de los responsables de SCM para crear ofertas interesantes para altos ejecutivos y especialistas en tecnología, no es el único medio de diferenciarse de la competencia y lograr fichar al equipo ganador.

Recientes estudios demuestran que los trabajadores buscan la satisfacción laboral de muchas formas diferentes, y no todas ellas tienen que ver con el aspecto económico de la relación. Beneficios extraordinarios, flexibilidad, oportunidades de promoción o aspectos culturales de la organización son algunas de las motivaciones de los trabajadores actuales a la hora de elegir para qué empresa prestarán sus servicios. En concreto, según una encuesta de GlassDoor, por delante del salario, los trabajadores dan importancia a:

  • La cultura y valores (21,6 – 23,4%)
  • El estilo de liderazgo (20,4 – 22,8%)
  • Oportunidades de desarrollo de carrera (17,5 – 22,8%)
  • Conciliación de la vida familiar (13,2 – 9,5%)

…No obstante, hay que tener en cuenta que estas estadísticas deben contextualizarse y, por eso, conocer el rango de edad de los candidatos a reclutar resulta esencial. Por ejemplo, si desde tu posición de responsable del SCM detectas la necesidad de cubrir alguna vacante en el futuro próximo con Millennials, deberás tener en cuenta que, para ellos, el salario sí es lo más importante, como aseguran el 91% de los encuestados por ManPower en un reciente estudio.

Las mencionadas no son las únicas tendencias para SCM de aquí a un par de años. La disminución del coste de la tecnología, que supone una gran ventaja para SCM; la expansión de los operadores logísticos, que hace que cobre fuerza la alianza entre SCM y 3PL; y aumento de la exigencia en relación con el cumplimiento regulatorio, que constituye una prioridad para los responsables de la gestión de la cadena de suministro, casi igualado en importancia al cumplimiento de los pedidos que garantiza una entrega perfecta; son algunas de las cuestiones que  centrarán toda la atención de los ejecutivos de supply chain en los próximos meses.

 

POST - TOFU - Profesionales más buscados