La transición hacia un modelo de liderazgo compartido desde un modelo de liderazgo individual se caracteriza por la necesidad de lograr un cambio de mentalidad cuyos efectos se extenderán a todos los miembros del equipo ejecutivo, incluido el CEO.

Si se ha tomado la decisión de apostar por este modelo, es importante hacer hincapié en los beneficios que conlleva. El liderazgo compartido permite a la organización adaptarse al dinamismo de los tiempos, aprovechar una valiosa oportunidad para el aprendizaje colectivo y avanzar hacia un modelo de gestión más efectiva y responsable. Sin embargo, en el viaje hacia esta forma de liderazgo convergen muchas perspectivas diferentes.

 

Para la empresa: el liderazgo compartido es la suma de talento

Organizaciones de todos los tamaños y características apuestan por el liderazgo compartido como una forma de hacer frente a los retos que se plantean para el negocio en el entorno de mercado actual. La disrupción, el dinamismo y la volatilidad se gestionan mejor cuando hay dos o más cabezas pensantes en vez de una sola.

Las empresas que optan por este modelo de liderazgo son conscientes de que contar con más de un líder les beneficia, ya que:

  • Permite que se elaboren respuestas más consistentes.
  • Enriquece la toma de decisiones con diferentes perspectivas.
  • Supone un seguro para protegerse contra la escasez de talento futura.

 

TEXT - TOFU - Formación y desarrollo de Competencias

 

Los beneficios del liderazgo compartido atraen por igual a startups y a empresas consolidadas, que quieren que sus líderes trabajen como iguales, compartiendo un sentido de responsabilidad y de propósito.

A diferencia de lo que sucede en condiciones de delegación, con este modelo de liderazgo se consigue que los perfiles más competentes puedan hacerse cargo de diferentes aspectos del trabajo, quedando siempre al cargo, por igual.

Lamentablemente, en la práctica, no resulta tan sencillo avanzar hacia un modelo de liderazgo compartido. Pese a que, de conseguirse, pronto empiezan a notarse los resultados en términos de eficiencia, el camino hasta llegar ahí pasa por luchar contra la rigidez de la jerarquía y los intereses partidistas.

 

Liderazgo compartido: una forma muy diferente de trabajar para el CEO

Compartir las cargas y los privilegios con otro líder puede parecer atractivo, pero implica aceptar trabajar en unas condiciones bastante diferentes a las conocidas. Se requiere una transformación, a nivel individual y también de organización, que implica:

  • Pasar de un enfoque centrado en la interpretación de la información a otro que exige entender el contexto.
  • Tener en cuenta que formular decisiones no será suficiente, ya que también hará falta gestionar relaciones cambiantes.
  • Aceptar que puede haber periodos en los que encauzar las tensiones emocionales puede convertirse en una prioridad.

Los CEOs que trabajan en condiciones de liderazgo compartido deben pagar un peaje que tiene que ver con dejar atrás los métodos conocidos y aceptar una nueva realidad, donde el orden de prioridades puede verse alterado y las relaciones tomarán matices distintos, tanto dentro del equipo, como con niveles inferiores.

 

Para el equipo: el cambio es una cuestión cultural

El liderazgo compartido cambia la relación entre los miembros del equipo. Esta alteración tiene mucho que ver con la forma en que se toman las decisiones y puede tener efectos negativos como:

  • La formación de bandos o subgrupos que defiendan sus propios intereses en vez del propósito común.
  • El surgimiento de silos informacionales que impidan la visión de un sector del liderazgo y perjudicando así la toma de decisiones.
  • La exportación de conflictos a niveles inferiores.
  • La confusión entre miembros del equipo y con sus subordinados.

 

Antes de apostar por el liderazgo compartido hay que asegurarse de que la cultura organizacional está preparada para ello. Su buena salud y la apertura y efectividad de los canales de comunicación internos resultan fundamentales en la transición hacia un modelo que puede entregar grandes ventajas al negocio.

Créditos fotográficos: wildpixel / shironosov

 

POST - MOFU - Formación y desarrollo de competencias