La posibilidad de hacer compras y ventas a través de los canales online han hecho posible que el término de compra directa se popularice. Pero, ¿cómo afecta esto, tanto al consumidor como a la empresa?

 

La compra directa: un sinfín de ventajas para los consumidores

La compra directa a través de Internet ha supuesto un antes y un después en la forma en que los consumidores acceden a los productos/ servicios que necesitan. Si bien es cierto que hay ciertos sectores que han visto aumentar sus ventas muy por encima de lo que estaban acostumbrados gracias a esto tipo de compra, hay otros que van un poco más ralentizados. Pese a esto, prácticamente la totalidad de productos pueden verse beneficiados por las ventajas que la compra directa proporciona a los consumidores:

  • Comodidad. La posibilidad de comprar desde cualquier sitio y en cualquier momento es uno de los puntos fuertes de la compra directa a través de Internet algo que, los consumidores, han sabido apreciar rápidamente.

 

TEXT - TOFU - Colaboración SC

 

  • Ahorro de tiempo. El poder comprar desde casa, sin hacer colas, es un ahorro de tiempo que valoran mucho los usuarios, más hoy en día cuando el tiempo es uno de los bienes más preciados que tienen los consumidores.
  • Eliminar barreras físicas. Muy relacionado con el punto anterior, este tipo de compra ayuda a acceder a un sinfín de productos a personas que antes no podían hacer sus comprar por la existencia de barreras físicas. Con Internet estas barreras se derriban y hacen accesibles los productos prácticamente a todos los tipos de consumidores.
  • Posibilidad de comparar precios. La posibilidad de hacer comparativas de precios con tan sólo un click es otra de las ventajas que más valoran los usuarios.
  • Más variedad de productos. Disponer de una gran surtido de productos es otro de los puntos fuertes de la compra directa, ya que se pueden acceder a fabricantes y distribuidores de prácticamente todo el mundo. Dentro de esto también podríamos hablar de encontrar productos exclusivos a los que, de otra forma, no se podría acceder.

 

¿Cómo deben abordar las empresas la compra directa?

Son muchos los beneficios a los que pueden acceder las empresas que se decanten por promover un sistema de compra directa, pero no es oro todo lo que reluce. Son varios los puntos que las compañías deben tener en mente antes de inmiscuirse de lleno en el mundo de la venta online.

  • Lo primero que deben tener en cuenta es la voraz competencia a la que se van a enfrentar. Entrar en el mundo online te puede hacer llegar a un espectro más amplio de consumidores, pero ello también implica una mayor competencia de empresas similares. En este aspecto hay que cuidar mucho el hecho de ser competitivos, disponer de una página web clara que ayude en el proceso de compra y poner todo tipo de facilidades a los consumidores, por no hablar de las estrategias de captación y fidelización que se tendrán que poner en marcha para darse a conocer.
  • Otro punto que hay que tener en mente es la desconfianza de algunos consumidores. Si bien es cierto que cada vez hay más consumidores que compran a través de medios online, no hay que olvidar que todavía un porcentaje considerable de la población ve con ojos recelosos este tipo de compras. Para ello, las empresas deben ofrecer unas soluciones altamente transparentes, que muestren al consumidor todo con claridad y sin segundas intenciones. Es importante dejar claro desde un primer momento las formas de pago, si va a existir algún gasto extra originado por los gastos de envío y, sobre todo, implementar una buena política de devoluciones para que los consumidores puedan tener claro en todo momento que pueden devolver los productos si estos no cumplen con sus expectativas y/o necesidades.
  • Disponer de un buen servicio de atención al cliente es fundamental. Otro de los hándicaps a los que se enfrenta la compra directa es la inexistencia de una atención física, por lo que hay que dejar al alcance de los consumidores varias vías de comunicación. Redes sociales, email de contacto y teléfono de atención al público pueden ser tres canales que, trabajados de la manera correcta, pueden ayudar  superar dicho hándicap.
  • Por último, pero no por ello menos importante, es de vital importancia contar con una buena estrategia logística. La distribución correcta de los productos puede suponer un punto de inflexión para que este tipo de compras funcionen o no.

Como se puede observar la compra directa es una buena forma de dar un impulso extra a las ventas de muchos negocios pero, eso sí, siempre y cuando se lleve una buena estrategia detrás de producto, precio, comunicación y distribución.

 

POST - TOFU - Colaboración cds