A la hora de gestionar el almacén son varios los puntos que se deben tener en cuenta, como por ejemplo, el stock mínimo. ¿Sabes qué es exactamente?

stock mínimo

Créditos fotográficos: istock scyther5

TEXT - BOFU - Master Supply Chain Management

 

Stock mínimo: Nociones para entender el concepto

Se entiende por stock mínimo a la cantidad mínima de unidades que se puede mantener en stock del producto, existencia o referencia determinada. Estas cantidades son con las que la empresa podría abastecer al cliente si éste las demanda. Frente a este concepto son varios los puntos sobre los que hay que reflexionar.

El primero de ellos si al tratarse de una estrategia de almacén basada en el stock mínimo ésta puede ser favorable. El primer término que viene a la mente siguiendo esta estrategia es la ruptura de stock y es que, al mantener el stock en el mínimo puede pasar que la demanda sea más alta que las previsiones y que en el almacén no se tengan todos los productos necesarios para hacerle frente.

Para que esto no ocurra, se debe hacer una previsión de la demanda muy acertada y siempre contar con un poco más stock de lo previsto, teniendo así un stock de seguridad que permitiría abastecer la demanda en cualquier problema.

El segundo punto inevitable es hablar de los costes que esta estrategia lleva asociado. Años atrás los almacenes almacenaban grandes cantidades de stock por si tenían que abastecer cualquier demanda de los usuarios, una estrategia que origina unos costes muy elevados: costes de almacén, de luz, de mantenimiento de la mercancía, de vigilancia… Ahora, la tendencia va a que cada vez los almacenes guarden menos stock para así aligerar los costes de almacén al máximo. Esto es posible gracias a las demandas personalizadas que tan de moda están y a los productos de edición limitada.

Pues bien, frente a la pregunta de si es una buena estrategia o no el stock mínimo, con lo visto, solo se puede contestar que depende de la tipología de empresa que lo implemente y del tipo de producto que tenga.

 

¿Qué variables influyen en el stock mínimo?

A la hora de calcular el stock mínimo que se precisa en el almacén con el cual se asegura cubrir la demanda, son varios las factores que hay que tener en cuenta:

  • La dependencia del proveedor. Es necesario saber el plazo de entrega del proveedor que repone los productos de tu almacén. Si este tiempo de abastecimiento es muy elevado, se tendrá que tener más stock en el almacén para no quedarse nunca sin productos para abastecer o, realizar los pedidos de existencias y productos con mucha antelación.
  • La demanda media de los últimos 6 meses. Calcular una demanda media de los últimos seis meses es una buena manera de saber qué vendes de media al mes y qué necesitas para abastecer dicha demanda.
  • Conocer los picos de venta de tu producto. Son muchos los productos que presentan estacionalidad o picos de venta, momentos en los cuales las ventas se disparan y, por ende, es necesario disponer de más stock almacenado.

 

Stock mínimo y stock máximo: Los puntos claves en la gestión del almacén

Al igual que hay que tener siempre presente el stock mínimo para poder llevar una correcta gestión de almacén, hay otro concepto que también se tiene que tener en cuenta: el stock máximo.

Se entiende por stock máximo al número de unidades máximas que un almacén puede tener de manera continuada. En este término se hace mucho hincapié en que sea de manera continuada ya que, de forma puntual, se puede exceder el número de unidades. Es importante tener claro qué cantidad de stock máximo se puede almacenar ya que esto nos ayudará a saber si cubrimos la demanda prevista o, si por el contrario, precisamos de un lugar de almacenaje mayor para poder dar cabida a todos los productos y referencias necesarios con el fin de que estos se entreguen a sus destinatarios según los plazos previstos. Cabe mencionar que, hoy por hoy, la estrategia de stock máximo se suele dejar únicamente para temporadas con mucha rotación de producto como, por ejemplo, en rebajas, ya que implementarla el resto del año puede resultar muy costoso para la gran mayoría de las empresas.